Marko Cortés enfrenta la ira interna en el PAN y Calderón se suma a la embestida

En el 24 aniversario del triunfo que les dio la Presidencia, en el PAN solo se oye el fragor de la guerra interna: Lozano, Gil Zuarth y el expresidente arreciaron las críticas contra el líder nacional que en respuesta les reprochó con el caso García Luna

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una serie de desencuentros y acusaciones por los malos resultados electorales trajeron a la discusión las viejas rencillas de grupo en el PAN, el impacto del juicio contra Genaro García Luna y la exhibición de conductas internas vergonzantes que, a lo largo de la jornada, mantuvieron al dirigente nacional Marko Cortés en la mira pública.

La fecha es significativa: el 2 de julio del 2000 fue cuando el PAN alcanzó por primera vez la Presidencia de la República con Vicente Fox y, en la misma fecha pero de 2006, consiguió un segundo periodo llevando como candidato en aquella controversial elección a Felipe Calderón Hinojosa.

Pero más que conmemoración de sus victorias, esta vez los desencuentros al interior del PAN tienen en la mira al dirigente nacional Marko Cortés Mendoza, quien suma un mes de críticas y descalificaciones internas tras el resultado que dejó a ese partido como segunda fuerza electoral pero prácticamente en la irrelevancia legislativa.

Ya desde temprano, el pleito en línea de Cortés Mendoza con Javier Lozano Alarcón, durante la transmisión de Carlos Alazraki en el canal de YouTube Atypical Te Ve, había causado cierto impacto en redes sociales y con los mismos temas escaló en las siguientes horas hasta sumar al expresidente Felipe Calderón Hinojosa al desencuentro con el dirigente partidista en la red social X.

En el centro de la discusión, Cortés Mendoza colocó a Genaro García Luna, el exsecretario de Seguridad Pública en el sexenio de Calderón, quien actualmente se encuentra preso en Estados Unidos por su complicidad con el hampa.

El juicio y su resultado fueron referidos en Atypical por el dirigente del PAN, con lo que encendió la discusión con Lozano.

Exsecretario del Trabajo con Felipe Calderón, e identificado con los calderonistas que en 2012 llegaron al Senado, Lozano Alarcón quiso defender a su exjefe y la no militancia panista de García Luna.

Cortés Mendoza se sostuvo y hasta reprochó el resultado electoral de 2012, cuando el PAN se fue a tercera fuerza política con el descalabro electoral que significó la postulación de Josefina Vázquez Mota, a quien Lozano calificó de pésima candidata en defensa de Calderón.

Lozano fue a más y se lanzó contra Cortés por uno de los temas que la militancia le ha reprochado como lo es el acaparamiento de nominaciones legislativas plurinominales, en concreto, que sea el propio Cortés quien se haya puesto a la cabeza de la lista de senadores de partido.

El líder blanquiazul no se dejó y de plano, espetó a Lozano Alarcón que estaba enojado porque no le dieron una pluri, lo que el polemista poblano rechazó al afirmar que no había buscado tener esa posición.

La ira calderonista

El asunto de las pluris metió a Felipe Calderón en la discusión. Poco después del pleito con Lozano Alarcón, el expresidente cuestionó al líder del PAN por no haber incluido en la lista plurinominal a Jorge Triana, diputado federal al que calificó como “uno de los mejores tribunos” del PAN.

“Eso sí, quedó uno de sus peores oradores, Marko Cortés, el actual presidente del PAN y el que más daño le ha hecho en la historia a ese partido, además de su asistente, y otros de su camarilla”, agregó Calderón.

Cortés Mendoza, a quien se ha conocido por su talante pendenciero en las redes, espetó:

“Felipe Calderón, explícanos por qué la peor caída de votación para el PAN en la historia fue cuando fuiste presidente, dejando a nuestra candidata en tercer lugar. Aprovecho también para pedirte que nos expliques qué pasó con García Luna, porque sin tener ninguna responsabilidad, al PAN eso le provocó un enorme daño en la campaña. ¿Tú no te enterabas de lo que pasaba en tu gobierno o lo consentías?”.

Calderón no le respondió, pero en otra publicación expuso:

“La caída del PAN tiene una explicación muy clara: sus dirigentes, especialmente Marko Cortés, se han servido con la cuchara grande. Seis años en la dirigencia y sólo cubrió el 39% de representantes de casilla. ¿Qué hizo en 6 años aparte de agandallarse las pluris y las notarías?”.

Cortés repuso:

“La explicación para los panistas es muy clara: dejaste completamente sola a Josefina y pactaste con Peña Nieto. Y de pluris mejor no hablemos, tu grupo sabe muy bien de eso y hasta me las pidieron en 2021 y 2024.

“Una precisión, solo en el PAN tuvimos una cobertura de casillas del 68% efectiva el día de la elección, ya con la coalición llegamos al 80%, muchos más de los que tuvimos en el 2012. Cuando estés en México te confirmo los datos”.

Las expresiones de Marko Cortés dejaron al descubierto que la coalición con el PRI y el PAN sólo aportó 12% de la estructura de defensa del voto, también que hubo calderonistas pidiendo plurinominales y, con un dejo de sorna, que el panismo de 2012 no dio el ancho en eso mientras que el expresidente mejor se fue a vivir a España, un asunto que ha sido motivo de sospecha por las eventuales pesquisas judiciales que impulse la 4T.

Además, al referirse al grupo, Marko Cortés elevó el asunto a las exclusiones que los calderonistas acusan. Ya desde 2021, por ejemplo, la tlaxcalteca Adriana Dávila acusó al dirigente del PAN de diversas irregularidades, mientras que políticos como el exgobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, han revelado la predisposición de Cortés Mendoza a la derrota electoral.

Entre otros calderonistas, el exsecretario particular de Felipe Calderón, senador de 2012 a 2018 y frustrado aspirante a la dirigencia del PAN, Roberto Gil Zuarth, refutó los datos de Marko Cortés en X, retomando el asunto de los resultados electorales históricos:

“Tus otros datos. 2012: el PAN compitió sin coalición: obtuvimos 12.7 millones de votos; 38 senadores y 114 diputados. 2024: el PAN obtuvo 3 millones menos con un padrón que creció en 20 millones de ciudadanos. Dejas el peor resultado en nuestra historia: 32 diputados de mayoría con coalición de 3 partidos y, todavía peor, 16 senadores después de la bailada que te dio Alito. Presumes los votos del PRI y del PRD como tuyos, pero te quejas del PRIAN que tú firmaste. Y mejor ni hablemos del pacto de Coahuila. Ya tienes la pluri. ¡Ya siéntate, carajo!”

Los foxistas también

Las críticas a la dirigencia de Marko Cortés se han sostenido desde 2021, cuando consiguió un segundo periodo. Fueron sus adversarios en la interna como la ya mencionada Adriana Dávila y el tabasqueño Gerardo Priego, quienes acusaron a la mafia de “padroneros” y el uso de recursos y estructura partidista para la promoción de la reelección de Cortés.

Sin embargo, fue después de las elecciones de junio pasado cuando arreciaron las críticas, empezando por la derrotada candidata presidencial Xóchitl Gálvez, por al menos dos desencuentros severos con el dirigente nacional del PAN.

Gálvez está identificada con el foxismo que, a su vez, se había perfilado en contra de Cortés Mendoza el 12 de junio.

Ese día publicaron una carta exgobernadores, algunos que fueron destacados funcionarios del foxismo, entre ellos Ernesto Ruffo, el primer gobernador surgido del PAN; Carlos Romero Hicks, de Guanajuato y quien fue excluido como líder de la bancada panista en 2021; Carlos Medina Plascencia, también exgobernador guanajuatense y el jalisciense Francisco Ramírez Acuña.

Además el exgobernador de Nuevo León, Fernando Canales Clariond; Francisco Barrio Terrazas, exgobernador de Chihuahua; Patricio Patrón Laviada, exgobernador de Yucatán, estos últimos, secretarios de Estado durante el gobierno de Vicente Fox.

En la carta, los 13 panistas inclusive fueron explícitos en la operación de los “padroneros”.

Los llamados “padroneros” son un grupo de dirigentes estatales sobre los que pesan acusaciones por inflar el padrón del PAN a fin de incidir en procesos de elección interna en la que se ha basado la designación de dirigente desde que Gustavo Madero asumió la presidencia panista en 2012.

Los tiempos establecidos obligan a que este mes de julio se inicie el proceso de renovación de la dirigencia y el activismo en torno a esto ha revivido a militantes como Diego Fernández de Cevallos, quien tampoco ha escatimado en críticas a Marko Cortés.

Fuente: Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *