Vive Sector Turismo años de contraste.

En los tres años y medio del Gobierno de Mario López Valdez, el sector turístico han sido de claro obscuros… de prestadores turísticos que hace tres años no tenían un centavo en sus bolsillos, a hoteleros que actualmente cobran hasta 3 mil pesos por una habitación descuidada y vieja.
 
La escena en Mazatlán hace 3 años era de dramática, crisis económica, desempleo y miles de familias, que, dependientes del sector turístico, prácticamente estaban en la ruina. Fue cuando los cruceros le dijeron adiós al puerto. Y sí, con ello la crisis de violencia al extremo. La guerra de Calderón y sus secuelas dejaron moribundo al sector turístico.
Aparecían comercios calcinados, cuerpos colgados de los puentes peatonales y la nota principal de los medios impresos era cuántos muertos se acumularon en las últimas horas.
 Eso, aunado a una secretaria de Turismo, Oralia Rice, inmóvil e incapaz fue el saldo rojo, que dejó al borde del abismo a la ciudad.
Tan era rojo el saldo que los taxistas, pulmoneros, promotores de pasatiempos turísticos, restauranteros y hoteleros prácticamente llegaban a sus casas con los bolsillos vacíos, igual a cuando salían de sus hogares.
 
Recuperación… lenta
 
Pero el sector empezó a cambiar. El diagnóstico sobre indicadores turísticos le llegó al Gobernador Mario López Valdez. El resultado de ese estudio era real y muy crítico. El retiro de los cruceros, en 2012, dejó pérdidas millonarias, las reservaciones para las temporadas altas no era nada halagador. Entonces se dio el primer enroque que sacudió el Gabinete Malovista. La salida de Oralia Rice, hija de un ícono del panismo en Sinaloa, Humberto Rice García, quien había apoyado la llegada de Malova al poder.
 
Quien sustituyó a Rice fue Frank Cordova Celaya. El ex secretario de Seguridad Pública en Sinaloa dejó su fornitura, su pistola de cargo y le dijo adiós a sus escoltas para empezar a viajar a Estados Unidos, pero con su investidura de secretario de Turismo. Miami, el Caribe, Ciudad de México. A donde fueran los directivos de cruceros iba Frank.
 
De hecho, Córdova Celaya sintió  de cerca el fuego, cuando varios de sus escoltas resultaron asesinados en una emboscada.
Sin embargo, los índices de violencia empezaron a bajar significativamente, aunque se siguieron algunas ejecuciones en zonas de la periferia de la ciudad y también en los penales de Sinaloa.
 
Y es que los directivos de los cruceros no sólo pedían seguridad, sino también comodidad para caminar por las calles de la ciudad. 
 
«A nosotros nos llegó la instrucción del señor Gobernador en traer a como diera lugar las líneas de cruceros , la tarea no fue nada fácil, se llevaron propuestas que finalmente se aceptaron y afortunadamente empezó el retorno», declaró Córdova Celaya, semanas antes de la llegada del primer crucero.
La primera travesía de un crucero a Mazatlán fue a finales de octubre. Hubo fiesta y algarabía y aunque la temporada fue corta, ya era ganancia.
 

Foto Flickr.com

 

Llega el desarrollo en el turismo
 
Paralelo al retorno de los cruceros había una obra que ya casi estaba lista. Se trataba de la Super Carretera Mazatlán- Durango. Sí, esa que se creía que jamás concluiría fue inaugurada en octubre del 2013 por el Presidente Enrique Peña Nieto. Misma que fue construida en un 90 por ciento por los ex presidentes panistas, Vicente Fox y Felipe Calderón.
 
Los datos eran duros y reales. Dos horas con 20 minutos de Durango a Mazatlán, decenas de túneles y un puente espectacular, una obra maestra de la ingeniería en Latinoamérica, que acercaría a los estados de Durango, Coahuila, Nuevo León, Zacatecas y Tamaulipas.
 
Fue el propio Gobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera, durante la inauguración, cuando nombró que los duranguenses tendrían su puerto, es decir Mazatlán. 
Más allá de los discursos oficiales, la obra quedaba para ser aprovechada y así fue. En el último trimestre de 2013, ya en operación la carretera, las cifras se dispararon. Se registró un 85 por ciento de ocupación hotelera y los restauranteros ni hablar.
 
«Fueron semanas y meses favorables para el sector, hubo fines de semana que se nos acabaron los alimentos, tuvimos que comprar el doble de lo que acostumbrábamos», expresó Ricardo Velarde García, dirigente de la Cámara de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac).
 
Pero las buenas noticias también tenían un trasfondo. Tanto el sector turístico, comercial y portuario no se prepararon, pese a que la vía se tardó en construir casi 12 años. Y el reflejo es que no se hicieron inversiones en el sector turístico, no llegaron nuevas cadenas hoteleras ni nacionales ni internacionales.
 
De acuerdo a datos de la Secretaría de Turismo en Sinaloa, Mazatlán dispone de poco más de 11 mil habitaciones de hotel desde los últimos 15 años. Es decir, no aumentó la oferta turística ni de infraestructura.
 
«Esto nos pone en desventaja con los competidores, no hemos crecido en cuanto a oferta y es lamentable porque ya somos otra ciudad con la carretera», coincidieron en señalar Guillermo Romero Rodríguez, dirigente de Fecanaco y Quirino Ordaz Coppel, empresario hotelero.
 
Así, Mazatlán se atesta de turistas cada fin de semana con buena derrama, pero… ahora surge el canibalismo por el dinero.
 
 Y llega el agandalle turístico.
 
Dicen que el dinero lo cambia todo. Y en Mazatlán, de estar al borde del abismo, ahora son los hoteleros y los prestadores de servicios turísticos, quienes están abusando de la bondad del turista, al grado que a la Profeco le hacen falta elementos para poner todo en orden y aplicar sanciones.
 
Un estudio realizado en conjunto por la Canaco y Fecanaco, permitió conocer que hoteles han hasta cuatriplicado el costo de sus habitaciones. De 750 pesos en temporada normal, en estas vacaciones de verano la tarifa por un cuarto está en 2500 pesos. Y son varios hoteles como el Olas Altas Inn, propiedad del dirigente de la Asociación de Hoteles Tres Islas, José Ramón Manguart y el Costa de Oro, quienes han subido su tarifa drásticamente.
 
«Nosotros hicimos ese comparativo para demostrar a las autoridades que hay hoteles que han abusado de sus tarifas, esperamos que reflexionen porque es mucha la diferencia», señaló Romero Rodríguez.
 
Pero no sólo hay hoteleros que han incrementado sus tarifas. Según los operativos realizados por la Procuraduría Federal del Consumidor han encontrado que hoteleros no han respetado las reservaciones por Internet y no tienen sus tarifas visibles.
 
No les importó dejar varados a decenas de turistas, por lo que fueron canalizados a moteles. Las víctimas fueron familares y participantes a campeonatos de natación y de beisbol.
 
«Estamos aplicando la ley a todos los hoteles que violen la disposición, quien no respete las tarifas pactadas o no tengan visible sus precios serán sancionados y en su caso clausurados», advirtió Jorge Alan Urbina Vidales, delegado de Profeco en Sinaloa.
 
El primer hotel clausurado en esta situación fue el Crowne Plaza por no tener sus tarifas visibles y ahora también por retirar los sellos de clausura.
 
«Ahora ellos (Crowne Plaza) deberán afrontar una demanda ante la PGR por violar sellos de una dependencia federal», dio a conocer Urbina Vidales.
 
La Profeco, dijo, dispone de módulos para que los turistas puedan interponer sus quejas. 
 
Así, el puerto pasó de la pobreza, al abuso de los hoteleros… en menos de 4 años.
 
 
UBICACIÓN DE LOS MÓDULOS
 
CENTRAL
VALENTINOS
AEROPUERTO
SECRETARÍA DE TURISMO