Acuario, en un océano de opacidad

Una inspección que realizaron ediles en las entrañas de este atractivo turístico, revela las fallas que padece de hace varios años.

Concebido en la década de los 80 para convertirse en uno de  los atractivos turísticos más importantes del puerto, el Acuario hoy en día es una de las «joyas» que están extraviadas en un oceáno de opacidad y de abandono en gran parte de sus instalaciones.

Pese a que algunos proyectos de crecimiento y atractivos se han cumplido como la pecera oceánica o los espectáculos que divierten a los expectadores y turistas, en las entrañas de este Acuario existen situaciones que no coinciden.

Y es que la tardanza en la entrega del Tiburonario, que se ha convertido en un auténtico acertijo para las autoridades, llevó a los Regidores de la Comisión de Turismo, ha realizar una visita al Acuario para ver el funcionamiento en sus entrañas.

Pero al mismo tiempo indagar la forma en que se realizó el trámite administrativo, las licitaciones y los pagos a los constructores del Tiburonario.

Esperanza Kazuga Osako, Regidora y hermana del creador del Acuario, Luis Kazuga, se introdujo  junto con los ediles Roberto Osuna Valdez, Humberto Becerra Batista y Guillermo Quintana Pucheta a conocer más allá de la «máscara». Derivado de esta visita crearon un reporte que se entregó al Alcalde Carlos Felton González y a los integantes del Consejo Administrativo.

La escasa información que estos ediles encontraron en el proceso de licitación y de pago del famoso Tiburonario fue que se realizaron cuatro pagos hasta sumar 58 millones 250 mil pesos como costo para esta obra.

Para esto se efectuaron pagos de 19 millones 838 mil 981 pesos, 16 millones 071 mil 424 pesos; 3 millones 675 mil 545 pesos y 18 millones 665 mil 015 pesos.

Lo que nadie sabe, ni siquiera las autoridades del Acuario, son las actas de la licitación, cuyo ganador fue Arquitectura Osuna. No aparecen las actas de 2010,2011 7y 2013, que, según la investigación resultan claves para ver la forma en que se dio el fallo.

«Nos encontramos que no aparecen las actas de 2010, 2011 y 2013, lo cual nos parece grave, según esta documentación está en Gobierno del Estado, ya hablamos con José Luis Sevilla, de la Secretaría de Obras Públicas, pero no la han mandado. Aquí es urgente atender el Acuario, porque hay situaciones que se deben arreglar», indicó Kazuga Osaka.

La Regidora priista admitió que la Pecera Oceánica, que se construyó en 2008, sí cumple con todas las medidas de seguridad, de acuerdo a un estudio realizado por experto, lo cual se percibe al ver las imágenes comparativas con el Tiburonario.

«Podemos ver en algunas imágenes que los acabados en los acrílicos no están bien realizados, la tubería está mal distribuida; además no se cuidaron algunos detalles como el no colocar andadores», apuntó.

El Regidor Quintana Pucheta ironizó que al subir a la azotea en donde están los equipos, observó que varias instalaciones y tubos están sostenidos con agüjetas de zapatos o con pedazos de cable.

«El Acuario está abandonado, está sostenido con cordones, con correas, no es posible que el Director del Acuario nos salga que tiene en caja 8 millones de pesos, pero la gran pregunta es por qué no los aplica en el mantenimiento», cuestionó.

Tras conocer el resultado dela investiación por parte de los Regidores, el Alcalde Carlos Felton González, ordenó una comisión de cinco ediles para darle seguimiento y actuar para arreglar este Acuario, el cual acaba de cumplir 34 años.

«En una reunión de consejo del Acuario yo hice fuertes pronunciamientos por el estado en que se encuentra, yo felicito a los regidores por esta investigación y creanme que soy el más interesado en rescatar el Acuario», apuntó.

Cabe destacar que hace tres semanas, el Presidente Municipal mencionó que un grupo de inversionistas desean rescatar el Acuario con un esquema de Asociación Pública Privada (APP),  a fin de proyectarlo a otro nivel.

Imagen: www.flickr.com/photos/cespinoq