Paulina: comprometida con el Carnaval

Para Paulina Noriega Rosas, candidata a Reina del Carnaval Internacional Mazatlán 2015, formar parte de la máxima fiesta del puerto le ha permitido darse cuenta del enorme esfuerzo que implica esta celebración de alegría, fantasía y alboroto que da fama mundial a la ciudad.

«Todo esto ha sido una nueva experiencia para mí. Yo jamás me había involucrado en el carnaval; siempre asistía a los desfiles, a las coronaciones, pero no tenía idea de todo el trabajo y esfuerzo que significa para los candidatos. Esos cambios positivos, nos van a dejar cosas buenas, la candidatura me han dejado una gran experiencia, ha cambiado mi rutina, he aprendido a dar lo mejor de mí”.

“En los eventos lo más bonito es ver  cómo se emociona y te sonríe la gente, me apoyan profundamente y eso es  la mayor sorpresa que me he llevado de este carnaval”, señala la joven estudiante de la licenciatura en Nutrición.

Buscando en su memoria, Paulina tropieza con la primera semilla de su pasión por el carnaval, un recuerdo ligado al sentido de orgullo y alegría que las fiestas carnestolendas tienen para las familias mazatlecas.

“Yo siempre recuerdo la primera coronación a la que mi madre me llevó. Una de las concursantes era muy conocida de mi mamá, nos sentamos con su familia. Fue una experiencia muy bonita al ver llorar a toda la familia, hablando sobre el esfuerzo que les había costado,  creo que ahí fue cuando dije ‘sí, a las reinas las respetan’ eso fue para mí estar de cerca y vivir la experiencia del Carnaval”.

Familia y comunidad

Paulina-3webPero a estas alturas de la contienda, Paulina también ha empezado a experimentar una presión agradable: darse cuenta de cómo sus seres queridos se unen más para formar parte de su sueño por una de las máximas coronas del Carnaval.

“He sentido mucho el apoyo de mi madre, padre y hermanos. Voy a la cocina y mis papás me hacen preguntas, cuando vamos en el carro me dicen qué contestar. Mi papá es un gran lector, es abogado y es muy bueno para hablar, me da muy buenos consejos. Mi madre me dice qué es lo que ella cree que podrían preguntar los miembros del jurado. Ellos me han dado idea de lo que es prepararse para el Carnaval”, comparte Paulina entre risas.

Pero al margen de este intenso trabajo, Paulina tiene en mente la clase de reina que a ella le gustaría representar: una que haga justicia al enorme apoyo que la gente le ha brindado simplemente por ser parte del carnaval.

Ella espera que la próxima reina no solo utilice la corona para alimentar el ego.

“Pienso que la reina tiene responsabilidades por Mazatlán, debemos estar conscientes  que  como figuras públicas tenemos la oportunidad de aportar a la comunidad. Siendo candidata la gente me conoce, ahora siendo reina… la experiencia de poder ayudar a alguien y brindarle un consejo, una plática, es lo más bonito, porque puedes aportar un granito de arena. Pienso que así sería: siempre voy a brindar apoyo, soy una persona muy sencilla y con el agradecimiento de la gente estoy más que contenta”.