Desaparecen acaparadores de espacios en segundo desfile

Oficialía Mayor reporta que en este último desfile no se intentó rentar sillas ni acaparar espacios.

A diferencia del desfile del domingo anterior, en donde se pretendieron rentar cientos de sillas sin permiso de Oficialía Mayor, este martes no hubo decomisos o personas detenidas por estos actos. Previo al desfile de carros alegóricos, que marcó el cierre de la edición «Sueños de Momo», personal de Oficialía Mayor realizó recorridos a bordo de motocicletas a lo largo de la Avenida del Mar y Paseo Claussen, el resultado: familias instalando en sus sillas o preparando su lugar en las gradas colocadas en esta zona.

Salvador Reynosa Garzón, Oficial Mayor del Ayuntamiento, mencionó que en este último desfile no hubo intentos de pretender la renta de sillas o acaparamiento de espacios, debido a que no hubo tanta afluencia de personas.desfile

«En el operativo que estamos instrumentando no detectamos que estén rentando o acaparado lugares para el desfile, hoy hay menos cantidad de personas, generalmente en el segundo desfile es más familiar y tiene menos afluencia de personas», dijo en entrevista previo al segundo desfile de Carnaval.

«De cualquier manera estamos atentos a cualquier situación que se pueda presentar en este último desfile».

Reynosa Garzón consideró que a diferencia del año pasado, en esta edición sí se actúo en contra de los acaparadores y quienes pretendían rentar sillas sin permiso.

«Creemos que sí actuamos porque se confiscaron cerca de mil 500 sillas, para el siguiente año tendremos que mejorar este operativo».

Aclaró que los permisos que se dan a instituciones de gobierno estatales o federales para otorgar espacios para la colocación de sillas son parte de un convenio que tienen con el lnstituto de Cultura, en un acto de cortesía. «Es parte del convenio que se tiene con la Marina y en este caso con la Subprocuraduria Regional Zona Sur», explicó.

El funcionario municipal dio a conocer que la Delegación de Inspección y Vigilancia ( Alcoholes) clausuró en la madrugada de este martes, los bares La Mal Querida y El Bebedero, por exceso de personas al interior y no respetar los horarios de venta de bebidas alcohólicas.