“¿Entregado a la Mafia del Poder y a Militares Cómplices del Narco?”

Veremos qué dicen la administración Biden y la elección 2021

Para los analistas serios que ven en la manifestación sucedida en Washington que la división de la sociedad norteamericana continuará, que saben que esa división fue lo que generó el triunfo de Trump y no que éste la haya creado sino más bien la aprovechó, su trabajo se multiplicará pues deben valorar qué contrapartes de Biden se van y otros se quedan, que la edad de Biden dificulta un tramo de 8 años de gobierno, situación que no presentan sus contrapartes de China, Rusia y Corea del Norte, y los aliados tradicionales se van como Merkel, Macron o Trudeau.

Esos analistas serios también saben leer el resultado electoral y el resultado de la votación de calificación de la elección del Congreso norteamericano y no se van con los estridentes anuncios de prensa pagada o, en el mejor de los casos, sensacionalista, pues el molino de ellos también necesita agua y no sacian su sed, peor que los dueños de las televisoras y la mayoría de radiodifusores mexicanas y, eso, vaya que es poco decir.

Sin embargo, para tener un mejor ambiente laboral y menos preocupaciones a la hora de enfrentar a los grandes en temas comerciales como la reciente alianza de Asia y Oceanía (15 países) que la hace el acuerdo mas importante del mundo, que supone un tercio de la economía global y dejaron fuera a Estados Unidos, o bien, temas como la NATO (Tratado del Atlántico Norte) en donde convergen las políticas armamentistas y de invasión o “implementación” de democracia al gusto, tiene que tener al vecino del sur (México) muy vigilado y custodiado para que no sea la coladera de los posibles fracasos de sus políticas.

Algo que la Justicia norteamericana no perdonará es que les hayan quitado de las manos para el debido proceso al señor Salvador Cienfuegos Zepeda, menos lo perdonarán las agencias antidrogas (DEA) o de inteligencia (CIA), ya que en este “combo”, se basa y apoyan todas sus operaciones del día a día y, aquí, en esto, el Pentágono ganó y se vieron obligados a regresar a Cienfuegos contra quien tienen más evidencias que las que pesan sobre García Luna. Yo no tengo ninguna duda de que las instituciones mexicanas están infiltradas de todo tipo de delincuentes, desde los más burdos hasta los más sofisticados conocidos como de cuello blanco y, lo que es más grave, es que es descarado y a plena luz del día como sucedió con el pelotón “asaltado” en Culiacán y que Cienfuegos (sinfuego contra el crimen) nunca defendió ni hizo nada salvo hacerse la margarita víctima para evitar comparecer ante comisiones en el Senado utilizando para ello al yerno de Beltrones a la sazón presidente de la Mesa Directiva del Senado y, violando todo el proceso legislativo pasaron por encima de los derechos de senadores como los de un servidor que presentó Punto de Acuerdo al respecto. Y qué decir del “culiacanazo”, evento en el que la clave principal de operadores para proteger y liberar a Ovidio Guzmán fue y es Fermín Inocente (otro “generalito” [ que debieran “googlear” su pasado]) que fue impuesto por Cienfuegos como Secretario de Seguridad Pública (así lo hacía en todos los estados de su negocio ilegal) por dos años en Sinaloa, pero ¡Sorpresa! Con Andrés Manuel entra como Secretario de la Defensa el consentido de Cienfuegos, sí, su hijo, su orgullo, el general Sandoval y, para amarrar el triángulo en el país, éste se lleva de jefe de inteligencia militar a Fermín​ Inocente. Todo lo demás en la liberación de Ovidio y el ridículo de los norteamericanos siguió la trama hasta tener que regresar a sinfuegos en Estados Unidos, pero con harto arsenal en México. Cienfuegos atrás del telón, Sandoval al mando y Fermín dando el pitazo ¡Fácil!

Otro tema imposible de eludir por el gobierno de Estados Unidos será el del T-MEC en sus capítulos laborales y de medio ambiente, no nada más porque Nancy Pelosi gana la batalla electoral contra su personal enemigo Trump, sino porque es ratificada en su cargo dentro del Congreso y fue ella la que impuso este tema y el migratorio en la agenda del T-MEC y, en lo referente a medio ambiente y energías limpias es el propio Presidente Electo (Biden) el impulsor de éstas.

Así, como las partes son lo que conforman el todo, si Biden tiene que hacer frente al reacomodo de la presencia de su país en materia bélica de combate al terrorismo e instauración de democracias se obliga el incluir a México en el paquete de riesgos altos, muy altos; si tiene que enfrentar el nuevo acuerdo comercial en Asia-Oceanía está obligado a llevar a México en su morral y así en otros temas.

Para la administración Biden y para el gobierno de Estados Unidos que como tal trasciende cualquier administración, les guste o no, un ingrediente sustantivo en la receta que pretendan aplicar al concierto mundial tiene sabor a México y, este condimento, está enfermo, muy enfermo y le puede estropear el guiso para enfrentar los problemas ante otras naciones.

Se acabó el engaño al perder su fuerza la “gran amistad” de la dupla Trump-López, esa que transitó sobre veneros oscuros (sólo hay que leer quienes salvaron de la quiebra a Trump) que conocieron inclusive bancos del tamaño e importancia para Merkel y Alemania como el Deutsche Bank; ya no habrá regreso de implicados en delincuencia como Cienfuegos detenidos bajo las leyes de ese país para satisfacer al “cuate” que aceptaba todo lo que le pedía el señor Trump; cuidado con reactivar las caravanas de centro y sur américa pues si a Trump esto le interesaba más que el narcotráfico (fue evidente) a la administración Biden no.

México y Estados Unidos tendrán que sentarse a la mesa bajo otro esquema. El grupo ganador en Estados Unidos sabe que tiene la oportunidad de estar personificado (Biden o Harris) 8 años y dar cauce a otros 24 con sus integrantes cuando que el grupo en el poder en México no puede estar personificado más de 4 años que restan a la actual administración y el perfil de esta depende del resultado de la votación de junio de este año en tratándose de diputados federales.

Militares encargados de administrar, construir, distribuir, vigilar, comprar, vender servicios, vaya, sólo falta que cambien de cuerpo en la silla del águila, y ahora con las modificaciones a la Ley de Seguridad Nacional que puso feliz a los cárteles y a Cienfuegos & Co no se les debe olvidar que Biden no acepta la protección de presuntos criminales como lo hicieron con Cienfuegos y menos si eso representa un cuerpo de leyes absolutamente propios para la impunidad castrense.

La administración Biden, sugiero, trabajará mandando mensajes en tanto resuelve escenarios según las variaciones que muestre el resultado electoral de 2021.

¡Muchas gracias y sean felices!
cardenasfonseca@hotmail.com
www.manuelcardenasfonseca.mx
@m_cardenasf​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *