UN DìA COMO HOY

POR EDUARDO OLIVARES A.

UN DìA COMO HOY pero de 1827 el padre Joaquín Arenas invita al general Ignacio Mora a encabezar una rebelión para variar la forma del gobierno mexicano, el fraile dieguino le presenta un plan que propone la reincorporación de México a la Corona Española al grito de “¡viva España, viva la religión de Jesucristo!”, el reconocimiento del Papa y la concesión del Patronato, pues tal es el deseo de la gente devota.

Se trata de arrestar al general Vicente Guerrero y al presidente Guadalupe Victoria, si no se adhiere a dicho plan y de reponer en sus destinos a los europeos. Señala que se cuenta con los cabildos eclesiásticos de México y con el comandante general de Puebla José María Calderón, y de su obispo, así como elementos del ejército. Además, afirma que ya hay un comisionado regio implicado en la conjura, que será el encargado de conceder amnistías facultado por el Rey de España. La revuelta estallará el 20 de enero siguiente.

El general Ignacio Mora informará de inmediato al presidente Victoria y éste le instruirá de que cite al padre y le haga repetir su plan, en tanto es escuchado sin que se dé cuenta por el diputado José María Tornel, el senador Francisco Molinos del Campo y el teniente coronel Ignacio de la Garza Falcón, acompañado de sus ayudantes. Arenas expondrá nuevamente su plan y lo sostendrá cuando los personajes ocultos entren a la sala en que se encuentra. Al verse aprehendido, gritará que no le importa ir al cadalso por la ley de Jesucristo.

Arenas ratificará que cree que el gobierno más análogo a lo bueno es el de Fernando VII, que la religión de España es la más pura y sin mezcla de secta alguna, y que él es el autor del plan cuyo escrito ya quemó, pero negará que hay más implicados en el intento de revuelta.

Será fusilado por la espalda el próximo día 2 de junio, sin hábito, vestido de civil con un traje negro y con botas.