UN DIA COMO HOY

POR EDUARDO OLIVARES A.

UN DIA COMO HOY pero de 1947 nace Gabriela Raquel Brimmer Dlugacz en la Ciudad de México  con parálisis cerebral tetrapléjica de origen perinatal. La única parte del cuerpo que Gaby podía mover era su pie izquierdo, con estas limitaciones le era imposible comunicarse hasta que su nana Florencia Sánchez Morales descubrió la forma de hacerlo  Florencia es un personaje entre humilde y huraño que tuvo que aprender  a leer y escribir, a conducir un coche, a soportar las discriminaciones de una sociedad injusta con las mujeres indígenas y con los discapacitados para lograr las pretensiones de Gabriela y durante 50 años la sostuvo, ayudó y habló por ella.

Pese a ello la pequeña acudió a la escuela y ahí su maestra, Margarita Aguilar, la fue guiando para que se interesara por la literatura. Ya en la secundaria y con el apoyo de otro profesor, José Aguilar Mora, Gabriela Brimmer empezó a escribir poesía.

Estudió Sociología en la Universidad Nacional Autónoma de México y posteriormente hizo tres semestres de la carrera de periodismo en esa misma institución. En 1979 la escritora Elena Poniatowska le ayudó a editar su primer libro: una biografía titulada Gaby Brimmer.

A partir de ese momento la obra de la joven escritora dejó de ser desconocida y el mundo comenzó a interesarse por su poesía e historia al grado que el cineasta Luis Mandoki realizó una película basada en la vida de la joven (con un guion de Poniatowska, Martín Salas y Michael James).

En 1989 Brimmer fundó una organización llamada ADEPAM (Asociación para los Derechos de Personas con Alteraciones Motoras) para apoyar a las personas con discapacidad y brindarles educación.

En 1995 recibió «La Medalla al Mérito Ciudadano» y en 1997 fue nombrada «Representante del Comité de Mujeres con Discapacidad» para Latinoamérica por parte de la Organización Mundial de Personas con discapacidad (OMPD).En uno de sus poemas escribió:

Quiero morir en un día de invierno
gris, feo, frío,
para no tener la tentación de seguir viviendo.

Moriré en esa época del año,
porque de todo el mundo he recibido frío.

Quiero morir en invierno
para que los niños hagan sobre mi tumba
muñecos de nieve.

Gabriela falleció el 3 de enero del año 2000 debido a un paro cardiaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.