La mitad de los estadounidenses indican estar interesados en vacunarse contra la Covid: encuesta

Reuters.- Aproximadamente la mitad de los estadounidenses están interesados en recibir una vacuna actualizada contra la Covid-19 a más de tres años después de que el virus infectó a millones de personas y trastornó la vida cotidiana en Estados Unidos y en todo el mundo, según una nueva encuesta de Reuters.

Los resultados sugieren que hay más personas dispuestas a recibir una dosis de refuerzo que hace un año, cuando sólo aproximadamente uno de cada seis estadounidenses optó por la vacuna actualizada, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

La encuesta nacional en línea, que concluyó el jueves, mostró que casi el 30% de los encuestados estaba muy interesado en vacunarse y otro 24% algo interesado. Casi el 17% no estaba muy interesado y el 30% no lo estaba en absoluto.

Las autoridades sanitarias estadounidenses recomendaron a principios de esta semana las vacunas contra la Covid-19 actualizadas de Pfizer, BioNTech y Moderna, dirigidas contra la variante ómicron del coronavirus que ha circulado recientemente.

Las autoridades estadounidenses aconsejan un uso mucho más amplio de la vacuna —para todas las personas a partir de los 6 meses de edad— en comparación con las recomendaciones de muchos países europeos, que dan prioridad a los ancianos y otros grupos vulnerables.

El último consejo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que las dosis adicionales más allá de las dos primeras y un refuerzo no se recomiendan de forma rutinaria, salvo en adultos mayores y ciertos grupos de riesgo como los que tienen otras enfermedades.

Alrededor del 14% de los que no estaban interesados en recibir la dosis de refuerzo dijeron que era porque ya tenían la Covid, mientras que otro 14% dijo que creía que sus vacunas anteriores proporcionaban suficiente protección. Alrededor del 3% afirmó que su grupo de edad no necesita la vacuna.

El número de estadounidenses hospitalizados por el coronavirus ha aumentado en las últimas semanas, pero sigue estando muy por debajo de los niveles observados entre 2020 y principios de 2022.

Disminuye la preocupación general

Alrededor del 54% de los consultados en la encuesta de Reuters dijeron que estaban “personalmente” preocupados por la propagación del virus, por debajo del 77% en una encuesta realizada hace tres años. En el punto álgido de la pandemia, a principios de 2020, alrededor del 90% de los encuestados estaban preocupados.

Casi el 42% afirmó estar interesado principalmente en vacunarse para reducir el riesgo de enfermedad grave.

Durante la última campaña de vacunación, cuando la mayoría de Estados Unidos ya había tenido el virus o había sido vacunada previamente, solo alrededor de 56.5 millones de personas recibieron las vacunas de refuerzo actualizadas, según muestran los datos de los CDC. Esta cifra está muy por debajo del mercado anual de vacunas antigripales de Estados Unidos, que ronda los 160 millones de inyecciones.

Las vacunas contra la Covid-19 también han agitado la política estadounidense, ya que muchos republicanos consideran que la presión en favor de la vacunación es una extralimitación del gobierno. Solo el 34% de los republicanos dijeron que estarían interesados en recibir la vacuna actualizada, en comparación con el 77% de los demócratas.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, que busca la nominación republicana para la contienda presidencial de 2024, instó el miércoles a los habitantes de su estado menores de 65 años a no vacunarse.

Alrededor del 36% de las personas que no están interesadas en la vacuna dijeron que su principal razón era porque piensan que la vacuna es peligrosa, y otro 5% dijo que no creía que el coronavirus enferme a las personas.

“Realmente me preocupa que más del 30% piense que es peligrosa cuando realmente no hay pruebas creíbles de ello, pero sí hay mucha desinformación y, sinceramente, alarmismo”, dijo el Dr. Jesse Goodman, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Georgetown en Washington y antiguo científico jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

“Esto ilustra el poder de la desinformación combinada con la ansiedad“, añadió.

Fuente: Latinus