«Ponchan» a la comuna.

Mientras hay voces que indican que el Club Venados de Mazatlán ya se vendió, la Cervecería del Pacífico ha gozado de una auténtica ganga en la concesión del Estadio Teodoro Mariscal, que tiene por parte del Ayuntamiento hasta 2020.

Son solo 500 mil pesos al año durante una década, es decir 5 millones a pagar hasta el 2020.

Este fue el acuerdo derivado del segundo contrato de concesión, que concluirá para el año 2020 entre la empresa de Espectáculos Costa del Pacífico (Club Venados de Mazatlán) y el Ayuntamiento de Mazatlán para el manejo comercial y el mantenimiento del estadio de Beisbol «Teodoro Mariscal».

Lo comercial se ha impuesto porque no se le han hecho obras de verse al inmueble, esto debido al contrato que estuvo a todas luces a favor de la empresa.

Aquí la empresa, representada en ese entonces por el presidente del club, Jesús Ismael Barros Cebreros, prácticamente sorprendió fuera de base al Ayuntamiento, cuyo presidente Ricardo Ramírez Gonzalez, permitió esta concesión con un monto menor al signado 4 años antes por el presidente Alejandro Higuera Osuna.

Y es que el primer contrato concesión firmado por Higuera Osuna el 14 de Enero del 2000, la empresa Espectáculos Costa del Pacífico erogó a la comuna 10.5 millones de pesos a cambio de la concesión para el 2010. Sin embargo, fue en 2004 cuando se dio la segunda concesión con un recurso de apenas 5 millones de pesos y la explotación del inmueble por una década más.

Para lograr este nuevo contrato de concesión se modificaron algunas clausulas clave contenidas en el dictamen, como la segunda, en cuyo contenido se lee que la concesión por el inmueble expirará el 17 de agosto del 2020.

Y la clausula tercera, en donde el propio Ayuntamiento reconoce que, hasta el 2004 la empresa invirtió 10.5 millones de pesos en el inmueble, que ha sido sede de 4 ediciones de Serie del Caribe, por lo que los 5 millones se aplicarán en la construcción de bleachers y ampliación de sección de centrales.

Pese a que hubo voces discordantes por la concesión de 5 millones por 10 años como la de el hoy Alcalde electo Carlos Felton Gonzalez, que en ese entonces era regidor y Nadia Vega Olivas, ex-diputada local, el dictamen fue aprobado.

«Quiero que quede el antecedente que no hubo flexibilidad para que fueran 5 millones por 10 años, es una posición muy desventajosa para el Ayuntamiento, ésto aún con la inversión que se le hizo al estadio«, expresó Vega Oliva.

Y en otras clausulas, de acuerdo a una copia del dictamen, la empresa Espectáculos Costa del Pacífico, se compromete a facilitar el inmueble a la comuna para eventos como Carnaval, asambleas religiosas de los Testigos de Jehová y festivales como del Día del niño y Día de las madres.

Otro «strike» que le aplicó la empresa a la comuna, es que la pizarra electrónica y la pantalla gigante no se quedarán en el estadio, una ves que concluya éste contrato de concesión.

La concesión ha sido ideal para la empresa, porque aunque se han realizado algunas obras en el diamante beisbolero, éste sigue siendo incomodo y muy lejos de ser funcional. Entre lo poco que le ha hecho al estadio es que se colocaron bleachers, se re-modelaron los baños, se modificaron algunas cabinas, y se habilitó una área y cabina para la prensa escrita. La mayoría de las adecuaciones se realizaron para la Serie del Caribe del 2005, cuando Mazatlán fue sede del clásico.

Pero desde éste evento a la fecha, son pocas modificaciones a favor del estadio: se pintaron las bardas, se colocaron nuevos anuncios publicitarios, y se le da mantenimiento a las butacas. Por cierto, las butacas que solo están colocadas en la sección de central general y numerados, no se cambian desde 1982. Los baños están en mal estado y las cabinas no son funcionales.

En contraparte, la empresa ha comercializado cada rincón del estadio, y ya ganó la carrera sobre lo que ha invertido que apenas llega a 500 mil pesos al año.

De hecho, el estadio Teodoro Mariscal es de los más incómodos y vetustos de ésta liga junto con el Manuel «Ciclón» Echeverría, de Mayos de Navojoa, el «Francisco Carranza Limón», de Algodoneros de Guasave, y el «Emilio Ibarra Almada» de los Cañeros de los Mochis. En cambio los estadios de Águilas de Mexicali, Naranjeros de Hermosillo, inaugurado en Febrero de éste año y el Angel Flores de Culiacán, son los más funcionales de la Liga Mexicana del Pacífico.

Cabe destacar que éste último también tiene una concesión del Ayuntamiento de Culiacán, pero ya el Club construirá uno nuevo a partir del 2014, con lo que sí desquitará la concesión.

08-04-2014-teodoromariscal3 08-04-2014-teodoromariscal2

Por Adrián Luján.