Atilano, un líder polémico

La vida de este luchador siempre dio de que hablar, con señalamientos y cuestionamientos sobre su liderazgo.

PRIMERA DE DOS PARTES

Adrián Luján

Si su muerte fue de impacto, al aire, en un programa que condujo por más de dos años, en vida siempre fue de controversia, de polémica.

Octavio Román Atilano Tirado se erigió como el líder de cientos de comuneros, pues los pobladores de San Marcos, Puerta de San Marcos, Las Iguanas, Casas Viejas, Los Copales no sabían ni siquiera que en sus terrenos se iba a construir una presa llamada Picachos para traer el agua al puerto y también para pesca comercial o turística.

Es más los pobladores no tenían la menor idea del valor de sus tierras. Fue en un evento encabezado por el Presidente Vicente Fox cuando inicio la presa y también la incertidumbre para los pobladores… que serían desplazados.

Gobierno contra Picachos

Los problemas iniciaron pronto. Los primeros avalúos realizados por los funcionarios del Gobierno de Jesús Aguilar Padilla no correspondía al valor de las tierras. Para ese entonces, los «picachos» ya tenían a su líder y asesor. Eran Atilano Román y Ernesto Pérez Virgen. Ambos se convirtieron en el dolor de cabeza de Joel Hernández, director de Gobierno, cuyo personal del sur jamás pudieron resolver el conflicto que crecía. Así, pobladores, amas de casa, mujeres y niños protagonizaban marchas, bloqueos y tomas en las instalaciones del Congreso del Estado. Con sartenes y utensilios de cocina, los entonces llamados afectados por la Presa Picachos, se apostaban en cruceros: en Avenida del Mar, Camaron Sábalo o Rafael Buelna. En una de las protestas, el movimiento fue fracturado. Y es que mientras Atilano buscaba radicalizar el movimiento, Pérez Virgen era más conciliador. En una asamblea se decidió un punto que cambiaría drásticamente el movimiento. Para eso, la presa tomaba forma y aunque el Gobierno del Estado pagaba las primeras indemnizaciones, los afectados decían que no era suficiente. Ya estaban influidos por Atilano.

Así, entre cambios de funcionarios que no entregaban el dinero de los avalúos, protestas por todos lados, acusaciones, presuntos actos de corrupción, el movimento radicalizo su protesta y de la mano de su líder, Román Atilano decidieron tomar la construcción de la presa. Aquí es cuando los medios de comunicación observaron que Ernesto Pérez Virgen ya no era más el asesor. Atilano apareció con una nueva compañía: Rosario Alapizco. Ambos siguieron con el movimiento y se apostaban en la presa, que sólo se construía en parte de su vaso. Para ese entonces, en las postrimerías del segundo periodo de gobierno de Alejandro Higuera, algunos analistas aseguraban que el Estado había indemnizado, con varios millones de pesos, las tierras de Atilano y de otras cabezas del grupo. Documentos que se filtraron en diversos medios de comunicación daban cuenta que Atilano había recibido una propiedad en lo más alto de San Marcos y que sus tierras ya se habían pagado.

Se dijo que con parte de su dinero, se operó su rostro, lo mismo se dijo de Rosario Alapizco.

 El desalojo de la Picachos

Fue en julio de 2009 cuando el Gobierno de Aguilar Padilla no aguanto más. Y es que desde el Gobierno federal se ordeno el desalojo de la presa. Los agentes de la SSP del Estado utilizaron gases lacrimógenos y la gente de Atilano fue detenida por el bloqueo en la obra, construida con fondos federales y estatales.

Entonces, Atilano le dio el si a la mesa de negociación con las autoridades y se revisaron cada uno de los expedientes, esta vez por parte del Indaabin. Algunos expedientes quedaron inconclusos. Tan es así que al final del Gobierno de Jesús Aguilar Padilla este conflicto no se resolvió. Dos semanas antes de concluir su mandato, Aguilar Padilla fue al pie de la presa para ofrecer perdón por todos los problemas.

Llega Malova, no cambia nada.

El entonces candidato Mario López Valdez fue al único que aceptaron en los pueblos de la Picachos. Y es que Atilano no quería saber nada de los políticos pero a Malova le dieron el si.

Quien convenció a Atilano Román fue Alejandro Higuera Osuna, quien era aspirante a la Alcaldía de Mazatlan por tercera vez. Según algunos expedientes, algunos políticos tienen intereses en los terrenos en los alrededores de la presa. Este dato no se ha podido confirmar pues se dice que Higuera utilizaba testaferros.

En el primer trimestre de 2012 los representados por Atilano Román sintieron la mano dura del Gabinete de seguridad. Ahora asesorados por Alma Barraza, ya Rosario Alapizco, no apareció, intentaron manifestarse en el desfile del Carnaval. Incluso,con algunos fondos, estos líderes contrataron a una persona que imitaría los movimientos del Gobernador Mario López Valdez. Sin embargo, la Policía Ministerial del Estado se percató del intento, detuvo a decenas de pobladores y a sus líderes. Se daban cuenta que en la administración de Malova no tendrían las mismas concesiones.

Y lo confirmaron cuando de nueva cuenta fueron detenidos cuando intentaban bloquear la Carretera Internacional Mazatlan-Culiacán, en abril de 2012.

Foto: El Sol de Mazatlán.