¿Estaremos ante un Neo Socialismo a la mexicana?

Por Manuel Cárdenas Fonseca.

Después del Plan Marshall, de los acuerdos de Bretton Woods, se vino la moneda fiduciaria sin soporte en el oro y el galimatías de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) para luego llegar a la revolución de las tecnologías de la información y la logística para desarrollar la supremacía de unos sobre otros sin dejar de lado el poderío bélico. En ello los muertos inocentes se consideran bajas de guerra muy normales para los “dueños del poder” que mueven los flujos financieros y la información en su beneficio. Así, vimos cómo desde Cuba, que siempre ha tenido inversión extranjera (sobre todo en turismo [España]) se acomodó en la agenda internacional sin importar los criterios de otros, le siguieron otras naciones/Estado y hoy, descifrar los intereses relacionados entre potencias se vuelve complejo y de un grado de dificultad muy alto, ya que si es improbable que haya acuerdo en todo, los poderosos se acercan entre sí con su “baraja” de cambio permitiéndose excesos de todo tipo “hacia adentro” ya que los organismos internacionales y su capacidad de coacción dejó de ser eficaz.

En nuestro país se habla a cada rato del día del “neoliberalismo” y nadie tiene un concepto del mismo mundialmente aceptado. Las variantes del concepto oscilan de acuerdo a los intereses del emisor del mensaje, pero en este escenario observamos democracias de muy distinto desarrollo que hacen de su teoría económica el santo grial para los fines que buscan dejando a un lado a los clásicos y las ideas absolutistas para el desarrollo “económico” de su pueblo.

Sin embargo, unos y otros, atienden sus decisiones bajo el manto legal que les cobija estén o no de acuerdo las otras naciones/estado, y se lo aplican a los gobernados.

En México es de todos sabido que la ley y su aplicación es letra muerta y sin embargo “se mueve”, avanza y siempre tiene el pretexto de que hay otros en peor situación. El casino sigue en el negocio y sólo levantaron a algunos jugadores de la mesa, pero esconden que tienen pleno conocimiento de que no están formando la fuerza laboral/capital humano para aspirar a un verdadero estado de derecho o lo más cercano al mismo y, en ese camino, pleno de indefiniciones de quienes ostentan el poder debido a que el día a día no les permite leer los mensajes de los poderosos allende las fronteras, plantean definir una izquierda que no es izquierda, un socialismo que no es socialismo, un pensamiento liberal trasnochado ante la realidad de los fracasos o falta de capacidad de respuesta a los abismos económicos entre gobernados y gobernantes, entre ricos y pobres, y se prepara una ensalada muy a la mexicana que no sabemos, o al menos yo no sé, dónde tocaremos puerto.

De allí que pudiéramos empezar a definir, bajo el mensaje de “la izquierda” mexicana, cuáles serían los componentes para lograr el ideario de “primero los pobres” golpeando a la estructura productiva que quiere reglas parejas y cero impunidad combatiendo la corrupción, llevando un mensaje generalizado de que todos están mal o todos involucrados en la corrupción habida cuenta de su principal promotor, su alteza la impunidad.

De allí que lo que observado en la superficie es que tendremos que ver un “Neo Socialismo a la mexicana” cuya definición conceptual se podrá definir en el tiempo: Singapur, que lo ponen de ejemplo para muchas cosas, es un híbrido que deviene de una mano fuerte, férrea, inclusive criminal desde la vista de muchos, pero el gobierno es socio mayoritario de las áreas/empresas clave y aplica la ley sin distingos a una población que se formó en la disciplina, el orden, el respeto, el miedo a la aplicación de la ley y, ahora, tendrá que re inventarse pues su esquema de vivienda, tomado del ejemplo británico ya se está rebasando, sus servicios financieros y bancarios parecieran jugar con dos barajas (una hacia adentro en la que nadie escapa de la ley ante la trampa, y otra hacia afuera en la que se aprovecha de los vacíos de regulación prudencial); un Estados Unidos de América (EUA) que desea cambiar las reglas del mundo sin ser el policía sabedor de que al ser el mayor deudor lo tienen que aguantar sus acreedores pues de no ser así todos pierden todo y, en sus criterios, avisa de la posibilidad de etiquetar a los narcotraficantes mexicanos como terroristas, lo que cambiaría de tajo su relación con México; un Reino Unido que está muy dividido y genera daño colateral a todo el orbe a pesar de ser el gobierno que más vigila a los gobernados; una China que es el principal acreedor de la deuda de EUA y se le permite tener regiones en condiciones infrahumanas y, así, la lista es muy larga.

Lo que si queda claro en México es que las reacciones de la autoridad ante los problemas de fondo y la casuística diaria están inmersas en lo mediático y sólo espero que en el Plan Nacional de Desarrollo se defina o se pueda interpretar (de lo que en el mismo se vierta) qué esperamos de un gobierno que inicia entre forcejeos en los que cada parte integrante de los mismos sólo desea que sus argumentos sean los válidos.

Tendremos como certidumbre la incertidumbre, durante un buen tiempo, a jalones y empujones se irá avanzando. Cambios sobre cambios, re edición de lo que se dijo ayer en el día siguiente pero, más allá de lo que se logre conceptualizar como sistema para el desarrollo económico, pareciera que estamos ante la venida de un Neo Socialismo a la mexicana, con ingredientes de capitalismo a ultranza, mano de dictador (y no necesariamente sólo del Presidente y de su equipo o gobernantes de otros órdenes de gobierno), abuso de autoridad bajo el legítimo deseo “aspiracional” (mediante el voto) de que como lo planteo “yo” es como daré respuesta a las inclemencias que sufre la persona, así ella no se agregue valor en sí misma para salir del retraso.

Se vuelve importante empezar a leer sobre el neo socialismo que ya está en boca de “pensadores” de distintas partes del mundo, sin embargo, mientras no se tenga capital humano para iniciar indagatorias, averiguaciones o análisis de información para las carpetas que den curso al castigo de los delincuentes de cualquier tipo, jamás lograremos un espacio de bienestar común, ahora entonces ¿Queremos una procuración de justicia como Singapur, China, Reino Unido, EUA? ¿Cuál nos vendría mejor? Lo cierto es que salvo los países de oriente, en Europa occidental y Norteamérica el poder judicial NO acepta ni permite que una indagatoria mal conformada sea la base para impartir justicia y combatir a la corrupción, tampoco recibe mensajes ni citaciones del poder Ejecutivo y, las infracciones de unos y otros se ventilan en tribunales (Trump y sus colaboradores bajo indagatorias y proceso; Tony Blair bajo proceso y otros en Reino Unido han sido sujetos a proceso, etcétera).

En esa muestra de países ¿Existe la pena de muerte? ¿Existe sometimiento del poder judicial a los antojos del poder Ejecutivo? ¿Cuáles mecanismos utiliza la fiscalía o su equivalente?

Bajo cualquier rubro, las investigaciones, indagatorias y obtención de pruebas para inculpar, siempre o en la mayoría abrumadora de los casos, están legalmente realizadas y la prueba legalmente obtenida. De lo anterior, se vuelve imperioso que el capital humano de las fiscalías sea el correcto y ello se dificultará pues se dio un brinco a la autonomía plena sin tener la fuerza laboral idónea y, sin debido proceso, poco futuro tendrá la certeza y certidumbre jurídicas y, por tanto, seguiremos inclusive en la indefinición de un neo socialismo a la mexicana.

¡Muchas gracias y sean felices!
cardenasfonseca@hotmail.com
www.manuelcardenasfonseca.mx
@m_cardenasf

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.