Ahorca Pemex a proveedores

Pemex ofreció ayer una «solución» al ahorcamiento que realiza a sus proveedores y contratistas, a los que no les paga: intercambien sus facturas por bonos de deuda que vencen en 2029.

Con esto, supuestamente el proveedor podría obtener liquidez, al vender esos bonos en el mercado secundario, aunque corre el riesgo de minusvalía de esos instrumentos financieros.

Al primer trimestre del año, el pasivo de Pemex con proveedores era de 270 mil 588 millones de pesos, de acuerdo con sus estados financieros.

Sin embargo, en su apartado de adeudos con proveedores, reconoce 94 mil 554 millones de pesos al 30 de abril.

El programa de Pemex será hasta por 2 mil millones de dólares y está dirigido a proveedores con adeudos pendientes de pago superiores a 5 millones de dólares en facturas.

Dicho esquema contempla el intercambio de facturas comerciales pendientes de pago por notas globales con un cupón de 8.75 por ciento y vencimiento en 2029. Las facturas que pueden entrar al programa deben estar en dólares y con vencimiento al 31 de mayo de 2022.

«Los tenedores que así lo decidan, podrán obtener liquidez por medio de un proceso de remercadeo de las notas globales operado por una institución financiera, el cual se ejecutará a través de una oferta en el mercado secundario», señaló Pemex en un comunicado.

Para Diego Díaz, investigador en el área de economía del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), el único beneficiado con este esquema es Pemex, al llevar sus pasivos de corto plazo a 2029.

Explicó que para que el proveedor pueda obtener liquidez, debe vender el bono en el mercado secundario antes de la fecha de vencimiento, aunque se corre el riesgo de que pierda valor y el contratista no recupere el monto total de la factura.

«(Aparentemente) es un mecanismo que busca aumentar la liquidez de los proveedores, pero realmente lo que está haciendo (Pemex) es diferir el pago hasta 2029, si es que no comercializan esos títulos de deuda en el mercado secundario, pero en sí lo que refleja es que se está aumentando la liquidez de Pemex, porque tiene un problema de deuda de corto plazo enorme y lo que busca es un mecanismo de refinanciamiento», explicó Díaz.

La tasa de este cupón se fijó con base en la tasa de mercado de Pemex y se tomaron como referencia bonos vigentes con plazo de vencimiento similar, más una prima por nueva emisión de mercado.

Según un experto que solicitó el anonimato, el esquema sí garantiza liquidez al proveedor, considerando que los bonos ya podrían estar vendidos y, al momento de entrar al programa, prácticamente ya tendría los recursos.

Fuente: Reforma