Olvida la federación a los desplazados

El secretario de Desarrollo Social, Juan Ernesto Millán, lamenta que no haya recursos para este problema social en Sinaloa.

El Gobierno federal y el legislativo tienen una asignatura pendiente, ya que han canalizado escasos recursos para atender a los desplazados de los pueblos, la pobreza en la sierra y en campos pesqueros de Sinaloa.

Ante esta problemática social, al Gobierno del Estado no le quedará otra opción más que disponer de otras partidas presupuestales para hacer frente a esta necesidad, señaló Juan Ernesto Millán Piestch, secretario de Desarrollo Social y Humano, Sedeshu.

En conferencia de prensa, ejemplificó que a nivel nacional, la Federación sólo dispone de 50 millones para atender los problemas en los campos pesqueros, lo que resulta insuficiente. Sólo en Sinaloa, señaló, se necesitan de 50 millones de pesos anuales, para iniciar proyectos productivos en estas zonas de alta marginación.

«La Federación y el legislativo federal tienen una asignatura pendiente porque no destinan recursos para estas necesidades, por ejemplo en el tema de los desplazados no existe partida presupuestal y en cuando a la pobreza extrema en campos pesqueros apenas se destina 50 millones al año a nivel nacional», estableció.

«No es ningún pretexto, pero la falta de recursos nos ha dificultado atender estos problemas sociales, en 2012 y 2013 el presupuesto ha sido muy poco y hemos tenido que ajustar con otras partidas».

Millán Pietsch anunció que pese a las limitaciones en los recursos se buscará atender los problemas en los 54 campos pesqueros que están contemplados con serias necesidades.

«La instrucción del Gobernador es precisa en el sentido de buscar apoyos extraordinarios de otros renglones para empezar y dar seguimiento a los programas productivos», subrayó.

Y si en los campos pesqueros hay problemas sociales, en la sierra con familias desplazadas también significa una asignatura delicada y fuerte que resolver. Y es que de los poco más de mil desplazados, la gran mayoría provienen de la zona serrana de Mazatlan y Culiacán; aunque otro buen porcentaje proviene de Choix y Badiraguato.

En estas dos zonas, la gran mayoría dejó sus viviendas por falta de oportunidades. «Para el próximo año vamos a dar seguimiento a las familias desplazadas, ya tenemos listo un programa de vivienda, serán 575 viviendas de interés social,pero aparte echaremos a andar proyectos productivos para sostener sus casas», subrayó.