Rocío… la reina ausente

La reina ausente.

El del Carnaval de 1990 fue un escándalo. Más que el clásico mitote de cada fiesta. La noticia llevó a las páginas de revistas especializadas como Proceso o Contenido. Tras una cerrada contienda, Libia Zulema Farriols López fue electa reina de los Juegos Florales y Rocío Lizarraga, reina del Carnaval de Mazatlan. La más conocida era Libia Zulema, la mamá, del mismo nombre, también fue reina del Carnaval en los años 70, además fue Miss México. Rocío era guapa, joven, no era de la opulencia, más bien venía de la llamada cultura del esfuerzo. En ese tiempo había un «empresario» de moda llamado Francisco Rafael Arellano Félix. El hermano mayor del clan Arellano, del Cartel de Tijuana era el del trabajo fino, el de las relaciones públicas y el que con su discoteca Frankie Oh, conquistó a medio Mazatlan, periodistas deportivos, medios de comunicación… también a Rocio, la Reina del Carnaval. A «Pancho» le gustó tanto Rocio que la sedujo, con compras, regalos, el lujo. De hecho esta relación fue de las primeras en Sinaloa, en que un integrante de un cartel del narco se embelece con una reina de la belleza. Y la belleza sucumbe ante el dinero y el poder. Y mientras todos se preparaban a vitorear a Rocío, ella ya no apareció más. La relación con Francisco Rafael, el amigo del campeón J.C Chávez y de los artistas de México se consumó. Rocío dejaba su trono en medio de cuestionamientos.

Libia Zulema tuvo que asumir su rol. Apareció en todos los reflectores como la reina que prácticamente llevaba en sus cienes dos coronas, ya que una se quedó guardada, como en una caja de pandora, bien resguardada. Hoy a 25 años de este acontecimiento muchas cosas cambiaron. Ya no está Francisco Rafael, pues fue abatido en La Paz, Baja California Sur, en un salón en donde se desarrollaba una fiesta infantil. Un hombre vestido de payaso lo mató. Así, el hermano mayor dejaba la vida terrenal, al igual que su hermano Ramón, acribillado en la Zona Dorada por agentes de la Policía Ministerial un domingo 9 de febrero, día de desfile de Carnaval.

Por eso más de algún asistente a la Coronación de la Reina del Carnaval el sábado pasado, en donde se le rindió homenaje a Libia Zulema en sus 25 años de soberana se preguntaron: «Si Libia fue reina de los Juegos Florales, entonces ¿en dónde quedó la reina del Carnaval de 1990?».

Imagen: http://www.zocalo.com.mx/